Niños y niñas, a prepararse, hay que cepillarse los dientes y ponerse el pijama para ir corriendo a la cama a escuchar el cuento que os hemos preparado.

Volvemos con los cuentos clásicos, y no hay mejor forma que con uno de los favoritos de mamá: La Bella y la Bestia en su versión más clásica.