Leyenda del cordón del Alcazar de Segovia